Tag Archive: Zhangjiajie


Tocaba, como empezaba a ser estandar, levantarse en un mar de dudas. Esta vez la duda principal era ¿como leñes salimos de aquí?. Como siempre dejamos al tiempo actuar y fue sin duda una opción muy acertada. Mientras desayunábamos el último (por suerte) platazo de arroz nos encontramos con los tres vascos con los que habíamos estado hablando esos días y que daba la casualidad de que se iban ese mismo día. Nos vino Dios a ver porque no teníamos ni idea de como llegar a civilización y ellos si. Así que tras empaquetar todo nos unimos a ellos en la expedición “salida del parque”. Pese a que nos pareció un infierno la cosa se puede resumir en 20 intentos de parar los autobuses del parque multiplicado por un par de transbordos. Hasta ese momento tampoco la ayuda de los vascos nos salvo de nada. La cosa cambió cuando uno de ellos nos llevo hasta la parada del autobús (ya fuera del parque) que llevaba hasta la estación de autobuses de la ciudad. Cuando digo “parada del autobús” lo digo porque ahí paraba el autobús…en caso contrario seria un trozo de calle perdida sin ninguna indicación de nada. Pero nada de nada de nada. No me puedo llegar a imaginar como una persona sin saber donde paraba el autobús podría encontrarlo por sus propios medios la verdad…
Sigue leyendo

Nos despertamos con el suave piar de los pájaros…no,no para. Rebobina. Nos despertamos con el estruendo y hecatombe desencadenados por la alarma del movil. El día anterior nos moríamos de la risa cuando los vascos nos dijeron que eramos unos campeones por el trote que nos habíamos dado. En el momento de despertarnos nos moríamos…a secas. Tropecientas horas de caminata el estaban pasando factura de una manera bastante brutal y cada mañana costaba más levantarse. Después de desperezarnos , hacer un poco de charleta social y enchunfarnos, como no, un platazo de arroz para desayunar nos pusimos en marcha.

El día se planteaba parecido al anterior. En este caso nos tocaba otra región del parque que nos habían recomendado y que en suma hacía que nos dejáramos una parte no demasiado grande sin ver. Lo primero que hicimos fue dar un paseillo hasta que conseguimos parar un bus y nos llevo a la zona de los miradores. Esta zona era un conjunto de acantilados con miradores que en total tendría un par de kilometros de largo. Las vistas eran como para mostrarlas:
Sigue leyendo

Como es lógico y normal después de unos cuantos días sin parar el día siguiente a nuestro gran descanso nos levantamos….reventados. El día anterior habíamos estado hablando con unos vascos que estaban en su tercera visita a China y en particular su tercera visita a Zhangjiajie y nos pusieron un poco al día del parque. Tenemos que decir orgullosos que pateamos sus tiempos haciendo en 2 horas y media lo que nos habían dicho que era imposible de hacer en menos de 4.

Cuando llego el desayuno nos dimos cuenta de dos cosas. La primera es que tanto los noodles como el arroz a 10 yuanes estaba tremendo incluso cuando no estabas muerto de hambre. La segunda que la variedad de comida en ese sitio se restringía a esos dos platos…si, estuvimos 3 días comiendo arroz y fideos chinos para el desayuno, merienda y cena!!!. Ya desayunados, duchados (en los duchaderos = ducha + cagadero) y listos nos pusimos a andar en una de las direcciones que nos habían dicho que podía ser interesante.
Sigue leyendo

Eran las 7 de la mañana y la alarma indicaba que empezaba el día. Nos acicalamos como pudimos mientras recogíamos el zafarrancho y nos dispusimos a salir rumbo a la siguiente ciudad Zhangjiajie. Para llegar allí (unos 200km al norte) haríamos uso de un autobús que rezábamos por saber coger. La buena noticia era que el día anterior hablamos con la chinorris de nuestro albergue y muy majamente nos hizo la reserva por teléfono del que sería nuestro hogar para los siguientes 3 días. Un dato curioso fue que al decirle Zhangjiajie la chica nos pregunto como tres veces si queríamos el albergue del “town” o de la “village”. Sin entenderla muy bien dijimos que lo que estuviera más cerca del parque natural y no imaginábamos lo cerca que podía llegar a estar. Antes de salir del albergue nos encontramos a un personaje destacado del viaje: EL SUPEROKUPA.
Sigue leyendo