Tag Archive: Templos


(Los días que estuvimos en Beijing fueron 5 pero, para no ser peñazo, es probable que fusione algún día y salgan 3-4 post/días)

Nuestro tren llego a su destino entorno a las 5:30 de la mañana, una hora genial para pasear por Beijing. Salimos del tren y nos llovió la típica marea de taxitimadores de las zonas turísticas. Si en una zona de turistas chinos los taxis te intentan timar un 20% en una de turistas extranjeros lo intentan hacer un 500%. Hicimos maniobra de evasión y nos fuimos a desayunas a un McDonald más alejado. La estrategia nos salio bien ya que, además de estar más lucidos con el estomago lleno, el taxi que cogimos en una zona menos transitada nos cobro la décima parte de lo que pedían en la estación. Llegados al hotel tan pronto no nos quedaba otra que dejar las mochilas y ponernos a patear Beijing (nosotros y nuestro sudor de tropecientas horas). El primer destino que toco visitar fue La Ciudad Prohibida.

Sigue leyendo

Cuando me levante a eso de las 7 de la mañana para ir al baño, me alegre infinitamente de no haber aceptado la oferta del hombre del CITS de quedarnos en su monster-hotel. Igual soy un poco especialito pero no me entusiasma pelearme con las cucarachas desde por la mañana. Sin embargo, si que le agradecimos al hombre que al llegar allí nos preguntara ¿Queréis tomar un desayuno occidental mientras esperamos a que lleguen el resto?. Como no, dijimos un “si!!” al unisono y rezamos por que “desayuno occidental” significara más occidental que el ultimo “desayuno occidental”. Por suerte lo resultó, y de que manera.

Sigue leyendo

Día: ventitantos.
Dolor de cuerpo : Mucho
Plan del día: La casa con patio de la familia Wang

Lo bueno del nuevo día que amanecía era que no teníamos que pensar mucho donde ir. Estaba de nuevo contratado y esta vez, al contrario que en Xi’an, no iba a ser una cagada. Nos despertamos antes que el gallo descojonandonos al recordar como el día anterior nos quedamos atrapados en la habitación (historia que no conté pero que se resume en eso). La pareja de chinos que estaba en la habitación con nosotros y que debían de estar cagándose en nuestro muertos por joderles el finde romántico nos miraban con cara de extrañados ante tanta risa. Por suerte eran majetes y no tuvimos problema ninguno. Una vez desayunados nos fuimos hasta el sitio desde el que salia la excursión y ya tuvimos el primer dato de que esta no iba a ser una cagada de excursión: eramos los únicos no-chinos. Dentro del grupo encontramos una china que había vivido en Europa y tenía un ingles bastante potable así que el viaje hasta el lugar fue bastante entretenido. Pasado un rato llegamos a nuestro primer destino : La casa con patio de la familia Wang.

Sigue leyendo

Había llegado el día en el que por fin veríamos los Guerreros de Terracota. Son (o eran) de esas cosas que has oído tantas veces que terminas por no creerte mucho que estas allí a punto de verlos. Así que nos levantamos emocionaditos de la vida por tan magno evento.

Habíamos contratado una excursión, en contra de nuestra filosofía de no hacer nada organizado, dado que al preguntar a un taxista por cuanto nos cobraba no se desviaba el precio demasiado (y luego nos enteramos que se puede ir en bus muy fácilmente…). Después de desayunar y hacer un poco de tertulia ya estábamos en una minivan de unas 15 personas que no solamente apestaba a turismo corteinglesero sino que además venía con tres viejas españolas y escandalosas de serie. Con esta cara de españoles y nuestro “egque” no hubo manera de deshacerse de ellas y nos toco hacer de “chavales simpáticos que cuanto me recuerdan a mi hijo”. La cosa no pitaba bien pero…joder!!!íbamos a ver los guerreros!!! daba igual que nos acompañaran las primas gordas de Java el Hut.

Sigue leyendo

Nuevo día en la tierra del sol naciente. Bueno, eso es Japón pero siempre me ha gustado ese nombre. Tocaba otro día con vuelo (el tercero hasta ese momento) y por tanto la rutina que consistía en taxi al aeropuerto, vuelo y taxi hasta la ciudad de destino. Todo esto aliñado con los correspondientes regateos. Nada reseñable hasta aquí salvo que el taxi nos llevo a un albergue que no era. Cosa lógica cuando había 3 del hosteling international en tan solo una calle. Para brindar por otro vuelo sin morir hicimos el típico vídeo de llegada.

Sigue leyendo

Despertamos con un regustillo a incertidumbre y emoción pegado al paladar que auguraba un día bastante intenso. Para variar, nuestras previsiones de cuan intenso iba a ser estaban sesgadas por la inexperiencia y pecaban de ser excesivamente bajas. La misión del día era conseguir los billetes a Suzhou, llegar allí, vernos la ciudad y pillar otro tren a Wuxi para hacer noche en esta última.

Sigue leyendo