Tag Archive: Surrealismo


El día que empezaba no tenía gran cosa de especial. Nuestro tren salía a la 1 de la tarde y llegaba a las 5 a Datong así que desayunamos por nuestra cuenta (casualmente en McDonalds XD), comimos pronto con esta gente y nos despedimos. El viaje a Datong, sin pena ni gloria, paso entre charla amena y una digestión agradecida.

Llegamos a Datong, lo que parecía (y posteriormente confirmaríamos) una ciudad fea de pelotas. Nuestro objetivo allí era irnos a ver unos templos colgantes en una montaña y unas cuevas (Cuevas de Yungang) llenas de budas. Nos habíamos informado y el CITS tenía una excursión barata a esos dos puntos así que nos pusimos a buscar. Nos paso la típica situación de que un hombre te dice que te lleva donde le has pedido y te termina llevando donde le sale de los huevos para venderte otra cosa. Un par de fintas y muchos “bu yao bu yao” nos libraron de el. 20 minutos después estábamos en la verdadera oficina del CITS contratando las excursiones. El tipo que nos atendió daba un mal rollo bastante serio y, ademas, tenía cierta obsesión con que pasáramos de nuestro hotel y durmiésemos en el que el nos decía porque estaba “mucho más cerca”. Después de ir al baño en ese hotel y casi morir devorado por cucarachas decidimos que nuestro hotel tenía mejor pinta. Contratamos la excursión y el tren a Beijing que, encima, era un nocturno que llegaba a las 5-6 de la mañana.
Sigue leyendo

Anuncios

Tocaba, como empezaba a ser estandar, levantarse en un mar de dudas. Esta vez la duda principal era ¿como leñes salimos de aquí?. Como siempre dejamos al tiempo actuar y fue sin duda una opción muy acertada. Mientras desayunábamos el último (por suerte) platazo de arroz nos encontramos con los tres vascos con los que habíamos estado hablando esos días y que daba la casualidad de que se iban ese mismo día. Nos vino Dios a ver porque no teníamos ni idea de como llegar a civilización y ellos si. Así que tras empaquetar todo nos unimos a ellos en la expedición “salida del parque”. Pese a que nos pareció un infierno la cosa se puede resumir en 20 intentos de parar los autobuses del parque multiplicado por un par de transbordos. Hasta ese momento tampoco la ayuda de los vascos nos salvo de nada. La cosa cambió cuando uno de ellos nos llevo hasta la parada del autobús (ya fuera del parque) que llevaba hasta la estación de autobuses de la ciudad. Cuando digo “parada del autobús” lo digo porque ahí paraba el autobús…en caso contrario seria un trozo de calle perdida sin ninguna indicación de nada. Pero nada de nada de nada. No me puedo llegar a imaginar como una persona sin saber donde paraba el autobús podría encontrarlo por sus propios medios la verdad…
Sigue leyendo

Eran las 7 de la mañana y la alarma indicaba que empezaba el día. Nos acicalamos como pudimos mientras recogíamos el zafarrancho y nos dispusimos a salir rumbo a la siguiente ciudad Zhangjiajie. Para llegar allí (unos 200km al norte) haríamos uso de un autobús que rezábamos por saber coger. La buena noticia era que el día anterior hablamos con la chinorris de nuestro albergue y muy majamente nos hizo la reserva por teléfono del que sería nuestro hogar para los siguientes 3 días. Un dato curioso fue que al decirle Zhangjiajie la chica nos pregunto como tres veces si queríamos el albergue del “town” o de la “village”. Sin entenderla muy bien dijimos que lo que estuviera más cerca del parque natural y no imaginábamos lo cerca que podía llegar a estar. Antes de salir del albergue nos encontramos a un personaje destacado del viaje: EL SUPEROKUPA.
Sigue leyendo

Bueno, esta es la primera entrada común que hacemos en el blog, pensamos en hacerlo así porque todos los recursos que tenemos para presentaros son vídeos. Por lo que pasamos de repetirlos, de paso os ahorramos leer dos veces lo mismo.

Que os aproveche la entrada, es larga por los videos, por lo que poneros cómodos, pillad palomitas y disfrutadlo!!

Las esperas en las estaciones de trenes, autobuses y aeropuertos casi nunca eran aburridas en el estricto sentido de la palabra. Casi siempre algún chinorris flipaba viendo un occidental, o había algo (donde algo= millones) que nos llamara la atención o ambas cosas. No obstante la espera del tren Suzhou – Wuxi fue de las que marcan un antes y un después. Lo cierto es que hasta entonces íbamos distraídos de la vida y en ese caso particular acabamos apalancados sobre nuestras mochilas en una esquina de la estación. Pasado un rato empezamos a ver una creciente expectación en un grupo de chinos que seguramente tendrían pintas de chinos raros pero por aquel entonces para nosotros se cumplía “chino raro = chino”. Total que como una imagen vale más que mil palabras un video tiene que valer un puñado de ellas…comprobadlo… (el sonido es bastante malo. Para el próximo viaje cogeremos dispositivos con mejor audio).

Sigue leyendo