Habiéndonos acostado cerca de la 1 el levantarse a eso de las 6:30 no se puede calificar como agradable precisamente. Como prueba de ello aquí está el jetorro de Gorker recien levantado (con dedicatoria para nuestra compañera Tania incluida):

Sigue leyendo