Viajar como viajamos por China es como conseguir el numero 1 de la ATP. Es chungo hacerlo pero más chungo es mantener el ritmo. Llevábamos bastantes días madrugando sin parar y se acumulaba el cansancio cosa que ni de lejos mellaba nuestro animo. Ese día en particular nos levantamos felices de no tener que pensar destinos y “sabiendo” que el planning estaba más o menos cerrado.

Desayunamos en el albergue el desayuno americano que como la propia palabra indica era lo que los chinos piensan que come un americano…vamos que no se parecía en nada. Como prueba de que seguíamos con el animo en alto aquí tenéis el cacho de baile que me marque con la musica del movil de Kitt.

Sigue leyendo