(…no te pongas triste ni tampoco me rechistes te aconsejo yo ….)

Sonaba la canción del verano y una mano buscaba desesperada un movil para poder apagarlo. Poco después me di cuenta que la mano era efectivamente mi mano y el movil efectivamente mi movil. Nos fuimos levantando con la sensación que te hace decir en los años de facultad “pufff para que voy a ir si entre que voy y vengo pierdo mucho tiempo” pero multiplicada por mil. Lo que no sabíamos era que el día que nos esperaba iba a ser uno de los más recordados del viaje.

Estábamos un poco descentrados ya que al contrario que otros días el sitio en el que nos habíamos despertado no lo habíamos visto aún con luz del día. Salimos al hall (más bien patiucho) y empezamos a hablar con la recepcionista con más cara de sopa que soy capaz de recordar (algunos cabrones la despertaron a las 4 de la mañana :)). Si una persona normal se levanta con los ojos cerrados pues un chino podéis imaginaros. El caso es que tras conseguir un mapa y unas cuantas indicaciones salimos del albergue culebreamos por las minicalles y acabamos llegando a una calle “principal”.

Sigue leyendo

Anuncios