A la mañana siguiente nos reunimos con el alemán que nos había acompañado en la cena chinesca. Era un tipo curioso que viajaba solo y que cuando le contamos la historia de como timaron a Gorker y Kebiin (Nota: aun tienen que contarla XD) nos dijo : ¡Anda!! A mi me timaron mucho más!! y nos reímos de el para celebrarlo. El sitio de reunión era una de las visitas que tocaban en el día: El Palacio de Verano.

Para abrir boca nos encontramos a unas abuelas bailongas!!

Sigue leyendo

Anuncios