Cuando me levante a eso de las 7 de la mañana para ir al baño, me alegre infinitamente de no haber aceptado la oferta del hombre del CITS de quedarnos en su monster-hotel. Igual soy un poco especialito pero no me entusiasma pelearme con las cucarachas desde por la mañana. Sin embargo, si que le agradecimos al hombre que al llegar allí nos preguntara ¿Queréis tomar un desayuno occidental mientras esperamos a que lleguen el resto?. Como no, dijimos un “si!!” al unisono y rezamos por que “desayuno occidental” significara más occidental que el ultimo “desayuno occidental”. Por suerte lo resultó, y de que manera.

Sigue leyendo

Anuncios