Latest Entries »

Había llegado el día en el que por fin veríamos los Guerreros de Terracota. Son (o eran) de esas cosas que has oído tantas veces que terminas por no creerte mucho que estas allí a punto de verlos. Así que nos levantamos emocionaditos de la vida por tan magno evento.

Habíamos contratado una excursión, en contra de nuestra filosofía de no hacer nada organizado, dado que al preguntar a un taxista por cuanto nos cobraba no se desviaba el precio demasiado (y luego nos enteramos que se puede ir en bus muy fácilmente…). Después de desayunar y hacer un poco de tertulia ya estábamos en una minivan de unas 15 personas que no solamente apestaba a turismo corteinglesero sino que además venía con tres viejas españolas y escandalosas de serie. Con esta cara de españoles y nuestro “egque” no hubo manera de deshacerse de ellas y nos toco hacer de “chavales simpáticos que cuanto me recuerdan a mi hijo”. La cosa no pitaba bien pero…joder!!!íbamos a ver los guerreros!!! daba igual que nos acompañaran las primas gordas de Java el Hut.

View full article »

Anuncios

Nuevo día en la tierra del sol naciente. Bueno, eso es Japón pero siempre me ha gustado ese nombre. Tocaba otro día con vuelo (el tercero hasta ese momento) y por tanto la rutina que consistía en taxi al aeropuerto, vuelo y taxi hasta la ciudad de destino. Todo esto aliñado con los correspondientes regateos. Nada reseñable hasta aquí salvo que el taxi nos llevo a un albergue que no era. Cosa lógica cuando había 3 del hosteling international en tan solo una calle. Para brindar por otro vuelo sin morir hicimos el típico vídeo de llegada.

View full article »

Viajar como viajamos por China es como conseguir el numero 1 de la ATP. Es chungo hacerlo pero más chungo es mantener el ritmo. Llevábamos bastantes días madrugando sin parar y se acumulaba el cansancio cosa que ni de lejos mellaba nuestro animo. Ese día en particular nos levantamos felices de no tener que pensar destinos y “sabiendo” que el planning estaba más o menos cerrado.

Desayunamos en el albergue el desayuno americano que como la propia palabra indica era lo que los chinos piensan que come un americano…vamos que no se parecía en nada. Como prueba de que seguíamos con el animo en alto aquí tenéis el cacho de baile que me marque con la musica del movil de Kitt.

View full article »

La lluvia torrencial que había cerrado el día anterior seguía cayendo mientras nos tomábamos un “desayuno americano” que tenía de americano lo que tienen los restaurantes chinos españoles de chinos. Habíamos llegado a ese albergue en busca de un parque natural lleno de lagos llamado Jiuzhaigou. Irónicamente en un principio la llegada a ese parque era colateral ya que nuestro objetivo principal era llegar a otro parque que se llamaba Huanglong (Dragón Amarillo) y que visitaríamos al día siguiente.

Desayunados y poncho en mano salimos del albergue en dirección al parque. Seguíamos teniendo suerte a la hora de elegir los albergues ya que en esta ocasión se podía ir andando hasta el parque natural en menos de 5 minutos. Llegamos a una entrada mezcla de Disnely Land y Doñana y nos encontramos una marea de chinos comprando entradas. Pagamos el precio de entrada + buses internos (si, de nuevo China y sus tamaños) y corrimos a la enfermería por el atraco que nos acaban de hacer. Todo esto metafórico claro, ya que los atracadores eran los que vendían las entradas. Es curioso que cuando estas en China más de 4 días pagar 20 euros por cualquier cosa te parece una barbaridad.

View full article »

Existen ciertos días en la vida que, al acabar, te acuestas sonriendo y piensas “Esto se lo contaré a mis nietos”. En este viaje casi todos los días fueron así, pero, como no se los puedes contar todos a tus nietos, tienes que elegir unos pocos. Sin duda este iba a estar entre esos pocos.

Sumamos un “despertar” más a la cuenta y le siguieron un “desayunar” y un “prepararse”. Nos dio bastante pena el no haber gastado algún día más en ese albergue tan molon pero el deber nos llamaba. Nos fuimos a la estación de autobuses y nos montamos en uno que nos llevaría hasta lo que parecía, según las fotos, un parque natural precioso llamado Jiuzhaigou. Hasta ahí no había nada reseñable y en principio el día no iba a ser más que el típico “día puente” en el que pasaríamos la mayor parte de este en un transporte. Fíjense en nuestras inocentes caras de felicidad.

View full article »

El placido sueño de mis compañeros (aka Princesitas Durmientes) acabó con un “Chavales!! A levantarse que toca facturar!!!”. Y es que el solitario aeropuerto de la noche se había convertido en un jaleo de chinos corriendo en todas direcciones. Después del típico ciclo facturar->controles donde todos los europeos les parecemos iguales -> embarque, estábamos camino de Chengdu. El vuelo duró alrededor de dos horas donde lo más llamativo fue que antes de aterrizar pusieron las típicas pantallas de avión solo que en vez de aparecer “Cuenca y sus paisajes” aparecían dos azafatas indicando donde se tiene uno que masajear para que al salir del avión no le duelan a uno las piernas. No había visto eso en mi vida.

Llegados a Chengdu nuestro plan era buscar la manera de llegar a la estación de autobuses y de ahí, tomar un autobús a Leshan para ver un Buda enorme tallado en la montaña. Ya en el propio hall del aeropuerto vimos un stand de CITS con una chica con una plaquita de CITS. Esto puede parecer obvio, pero a día de hoy estoy seguro que esa mujer no era precisamente del CITS (o eso o ya chanchullan hasta en su lugar de trabajo). Fuimos a ella como moscas a…comida de moscas y le contamos nuestro plan. En seguida nos dijo que lo que nosotros planteábamos eran 60 por ir a la estación y luego de la estación a la estación de Leshan eran 40 por cabeza pero que ella conocía a no se quien que por 200 yuanes nos llevaba desde el aeropuerto hasta el Buda de Leshan. No sabemos si nos timo mucho o poco, pero lo cierto es que teniendo el tiempo ajustadísimo como lo íbamos a tener lo que nos ofrecía nos daba la vida.

View full article »

Tocaba, como empezaba a ser estandar, levantarse en un mar de dudas. Esta vez la duda principal era ¿como leñes salimos de aquí?. Como siempre dejamos al tiempo actuar y fue sin duda una opción muy acertada. Mientras desayunábamos el último (por suerte) platazo de arroz nos encontramos con los tres vascos con los que habíamos estado hablando esos días y que daba la casualidad de que se iban ese mismo día. Nos vino Dios a ver porque no teníamos ni idea de como llegar a civilización y ellos si. Así que tras empaquetar todo nos unimos a ellos en la expedición “salida del parque”. Pese a que nos pareció un infierno la cosa se puede resumir en 20 intentos de parar los autobuses del parque multiplicado por un par de transbordos. Hasta ese momento tampoco la ayuda de los vascos nos salvo de nada. La cosa cambió cuando uno de ellos nos llevo hasta la parada del autobús (ya fuera del parque) que llevaba hasta la estación de autobuses de la ciudad. Cuando digo “parada del autobús” lo digo porque ahí paraba el autobús…en caso contrario seria un trozo de calle perdida sin ninguna indicación de nada. Pero nada de nada de nada. No me puedo llegar a imaginar como una persona sin saber donde paraba el autobús podría encontrarlo por sus propios medios la verdad…
View full article »

Nos despertamos con el suave piar de los pájaros…no,no para. Rebobina. Nos despertamos con el estruendo y hecatombe desencadenados por la alarma del movil. El día anterior nos moríamos de la risa cuando los vascos nos dijeron que eramos unos campeones por el trote que nos habíamos dado. En el momento de despertarnos nos moríamos…a secas. Tropecientas horas de caminata el estaban pasando factura de una manera bastante brutal y cada mañana costaba más levantarse. Después de desperezarnos , hacer un poco de charleta social y enchunfarnos, como no, un platazo de arroz para desayunar nos pusimos en marcha.

El día se planteaba parecido al anterior. En este caso nos tocaba otra región del parque que nos habían recomendado y que en suma hacía que nos dejáramos una parte no demasiado grande sin ver. Lo primero que hicimos fue dar un paseillo hasta que conseguimos parar un bus y nos llevo a la zona de los miradores. Esta zona era un conjunto de acantilados con miradores que en total tendría un par de kilometros de largo. Las vistas eran como para mostrarlas:
View full article »

Como es lógico y normal después de unos cuantos días sin parar el día siguiente a nuestro gran descanso nos levantamos….reventados. El día anterior habíamos estado hablando con unos vascos que estaban en su tercera visita a China y en particular su tercera visita a Zhangjiajie y nos pusieron un poco al día del parque. Tenemos que decir orgullosos que pateamos sus tiempos haciendo en 2 horas y media lo que nos habían dicho que era imposible de hacer en menos de 4.

Cuando llego el desayuno nos dimos cuenta de dos cosas. La primera es que tanto los noodles como el arroz a 10 yuanes estaba tremendo incluso cuando no estabas muerto de hambre. La segunda que la variedad de comida en ese sitio se restringía a esos dos platos…si, estuvimos 3 días comiendo arroz y fideos chinos para el desayuno, merienda y cena!!!. Ya desayunados, duchados (en los duchaderos = ducha + cagadero) y listos nos pusimos a andar en una de las direcciones que nos habían dicho que podía ser interesante.
View full article »

Eran las 7 de la mañana y la alarma indicaba que empezaba el día. Nos acicalamos como pudimos mientras recogíamos el zafarrancho y nos dispusimos a salir rumbo a la siguiente ciudad Zhangjiajie. Para llegar allí (unos 200km al norte) haríamos uso de un autobús que rezábamos por saber coger. La buena noticia era que el día anterior hablamos con la chinorris de nuestro albergue y muy majamente nos hizo la reserva por teléfono del que sería nuestro hogar para los siguientes 3 días. Un dato curioso fue que al decirle Zhangjiajie la chica nos pregunto como tres veces si queríamos el albergue del “town” o de la “village”. Sin entenderla muy bien dijimos que lo que estuviera más cerca del parque natural y no imaginábamos lo cerca que podía llegar a estar. Antes de salir del albergue nos encontramos a un personaje destacado del viaje: EL SUPEROKUPA.
View full article »