Nos levantamos en nuestro Hotel Deluxe y nos pusimos las pilas para darle duro al día. La suerte de estar en Beijing es que ya podíamos desayunar lo que quisiéramos siempre y cuando no nos importara andar un rato. Andado ese rato llegamos a un McDonald en el que dimos rienda suelta a nuestra gordura. Había que coger fuerzas porque el día tenía pinta de que iba a cansar. El día anterior habíamos reservado plaza en una furgoneta que iba a la Gran Muralla. Lo realmente interesante es explicar que significa eso de “furgoneta que iba a la Gran Muralla”.

La Gran Muralla China es el ejemplo extremo del gesto “cierro la puerta de mi casa para que no entren”. Para dar clases de historia ya esta la Wikipedia pero, resumiendo, a los chinos no se les ocurrió otra cosa para mantener alejados a los mongoles que levantar un muro del copón cruzando miles de kilómetros. Actualmente hay trozos desperdigados por tropecientos sitios pero los más famosos/turísticos son 4-5 puertas (donde destacan Badaling, Mutianyu y Jinshanling/Simatai) que cuando llegas hay unos dos millones de turistas por metro cuadrado. No puedo afirmarlo 100% de todas porque solamente he estado en Badaling y visto los vídeos y fotos de Gorker en Mutianyu pero, tiene toda la pinta.

Sigue leyendo

Anuncios