Archive for noviembre, 2011


(Los días que estuvimos en Beijing fueron 5 pero, para no ser peñazo, es probable que fusione algún día y salgan 3-4 post/días)

Nuestro tren llego a su destino entorno a las 5:30 de la mañana, una hora genial para pasear por Beijing. Salimos del tren y nos llovió la típica marea de taxitimadores de las zonas turísticas. Si en una zona de turistas chinos los taxis te intentan timar un 20% en una de turistas extranjeros lo intentan hacer un 500%. Hicimos maniobra de evasión y nos fuimos a desayunas a un McDonald más alejado. La estrategia nos salio bien ya que, además de estar más lucidos con el estomago lleno, el taxi que cogimos en una zona menos transitada nos cobro la décima parte de lo que pedían en la estación. Llegados al hotel tan pronto no nos quedaba otra que dejar las mochilas y ponernos a patear Beijing (nosotros y nuestro sudor de tropecientas horas). El primer destino que toco visitar fue La Ciudad Prohibida.

Sigue leyendo

Cuando me levante a eso de las 7 de la mañana para ir al baño, me alegre infinitamente de no haber aceptado la oferta del hombre del CITS de quedarnos en su monster-hotel. Igual soy un poco especialito pero no me entusiasma pelearme con las cucarachas desde por la mañana. Sin embargo, si que le agradecimos al hombre que al llegar allí nos preguntara ¿Queréis tomar un desayuno occidental mientras esperamos a que lleguen el resto?. Como no, dijimos un “si!!” al unisono y rezamos por que “desayuno occidental” significara más occidental que el ultimo “desayuno occidental”. Por suerte lo resultó, y de que manera.

Sigue leyendo