Me desperté notando como algo me tocaba. Por desgracia para todos resulto ser Kebiin que debió de encontrar muy entrañable despertarme para informarme de su partida. Por supuesto lo primero que hice fue acordarme de su ascendencia y posteriormente hice lo propio con su futura y más que improbable descendencia. Volví a soparme. Lo siguiente en despertarme ya fue la alarma del movil informándome de que ya había que levantar el culo.

Sigue leyendo

Anuncios