Bueno, esta es la parte en la que nos volvimos un poco locos al cuadrar nuestro viaje para llegar a Guilin, y como Urko os adelantó su parte, ahora queda la que viví junto con Alberto. Que la disfrutéis!!

Es en este momento donde Tarantino podría sacar un guión.  Voy a redactarlo de una forma diferente, espero que salga bien y os guste (y que os enteréis).

NOTA: Los tiempos son orientativos y se han ajustado para conseguir un mayor dramatismo en la historia.

15:00 (CITS Wuxi) Llegamos al CITS, dejamos las mochilas en el suelo y nos pusimos a hablar con el recepcionista más cercano. Nuestra intención tras perder la oportunidad de coger el barco, era buscar un vuelo desde Shanghai a Guilin, ya que es la ciudad mejor comunicada de la zona y, dependiendo de qué día coger el vuelo, aprovechar para visitar Suzhou como es debido, aprovechando que el planteamiento original era invertir prácticamente un día en el barco. Pero las cosas no es que a veces no salgan como uno las piensa, sino que como salen a veces ni se le pasa por la cabeza.

15:20 (CITS Wuxi) Los vuelos desde Shanghai, además de costar cerca de 2000 yuanes cada uno, los que tenían plazas suficientes salían en unos dos días. El menda que nos atendía nos propuso, hábilmente, la opción de mirar pueblos cercanos con aeropuerto, que no solo costaban menos, sino que seguramente tendrían plazas para volar antes. Dejamos trabajar al chino en su ordenador buscándonos varias alternativas, mientras que su compañera chateaba en el Messenger.

15:45 (CITS) Después de mucho mirar y pensar el menda nos consiguió un avión desde Nanjing a Guilin a las 21:00, y un autobús desde Wuxi a Nanjing.

El autobús salía a las 17:30 del propio CITS, y tardaría dos horas en llegar a Nanjing donde cogeríamos el vuelo de las 21:00, por lo tendríamos 1:30 de margen para facturar las mochilotas, cenar y embarcar. Además de eso nos consiguieron habitación (de 7 personas) en un hostal en Guilin y un conductor que nos recogería en el aeropuerto al llegar. Cuando cuadramos todos los detalles, la chinita del messenger nos escaneo los pasaportes para hacer las reservas del autobús, avión, hostal, etc… Por otro lado, nosotros teníamos que pagarlo todo, contamos el dinero que llevábamos encima para la excursión al buda, pero nos quedábamos muy lejos de conseguir pagarlo todo y ninguna de las tarjetas pasaba por los datafonos chinos. Por lo que tendríamos que ir a recuperar nuestra fuente de dinero principal, ¡las mochilotas! Para esta misión nos ofrecimos Alberto y yo mismo, teníamos que demostrar que podíamos movernos en china como por Callao.

16:00 (Saliendo del CITS) Salimos del CITS hacia la zona de taxis, paramos un taxi, nos preguntó a donde queríamos ir, por lo que me acerqué a su ventanilla y le mostré el plano, al mirarlo negó con la cabeza y se alejó en el taxi, fuimos a por otro taxi y reaccionó de la misma forma, por lo que nos acercamos al siguiente, que estaba dejando viajeros junto al CITS, y ni siquiera dejó que le enseñásemos donde queríamos ir, por lo que Alberto me instó a que en el siguiente taxi tendríamos que entrar antes de enseñarle a donde queríamos ir.

16:15 (¡En un taxi!) Una vez dentro del taxi y con nuestro perfecto dominio del chino, le indicamos al conductor donde queríamos ir, y el menda se puso en marcha.

16:30 (¿Cómo?) De repente el conductor paró el vehículo y nos invitó a salir del mismo, le dijimos que no era el sitio, no conocíamos nada alrededor de donde estábamos, pero el tío no se enteraba o no quería enterarse ¬¬. Bajamos del taxi, y comenzamos a andar por una zona peatonal, mirando todos los edificios, a ver si algo nos sonaba.

16:35 (¡Obras!) A lo lejos comenzamos a ver obras, y las calles desaparecían para convertirse en un terreno cenagoso, con paredes de chapa que marcaban los pasos peatonales, y donde encontramos en la puerta de lo que podría ser un hotel, un casino, un prostíbulo o la fábrica donde Apple tiene a los niños currando para ellos, a dos personas (un hombre y una mujer). En el momento de sacar el mapa y señalarles el destino, el hombre fue a su moto y cogió unas gafas que tenía dentro, nos indicaron una dirección, y que demonios, ¡la seguimos!

16:45 (¡Esto me suena!) Después de sortear andamios y demases anduvimos por una calle que comenzó a sonarnos, y de pronto reconocimos el garito donde compramos las pseudo magdalenas y el puti adyacente al hostal! Entramos, recogimos las mochilotas y nos dirigimos a buscar otro taxi para volver al CITS con dos mochilotas cada uno, teníamos cerca de 30 minutos, contando que tardamos cerca de 15 en llegar donde nos dejó el taxi de ida, no teníamos mucho margen para liarla en la vuelta.

16:50 (¡Si, joder!) Conseguimos un taxi relativamente fácil, tardamos un poco en ver uno, pero no nos dio problemas con el destino ni nada similar, y esta vez el conductor nos dejó en el sitio indicado después de jugar un poco al GTA por las calles de Wuxi con una pirula triunfal en los últimos 50 metros saltándose unas cuantas líneas continuas, mesetas y cosas similares para cambiar de sentido en carreteras de 4 carriles para cada uno de ellos.

17:15 (CITS) Llegamos a reunirnos con nuestros compis de viaje, pagamos el autobús y el avión y ahora solo nos quedaba esperar. Para hacer la espera más fácil fui a buscar agua, y resulto que junto al CITS había un Kiosco con múltiples bebidas de base acuosa, pedí botellas de agua pronunciando deficientemente en chino /suei/ (que es agua). Viendo las horas que eran y que me encontraba fuerte moralmente por el éxito conseguido, decidí ir a comprar algo de comida cerca, esta vez me acompañó Sergio, para ello nos servimos del menda del kiosco y de esto:

Así se consigue comida en china

Así se consigue comida en china

17:20 (De cacería) Una vez que tuvimos las indicaciones del chino y después de unas cuantas risas conjuntas (me encanta ver que sin hablar el mismo idioma uno se puede hacer entender), emprendimos la cacería. No tuvo perdida, destacar que pasamos por un túnel bajo una carretera de 10 carriles lleno de peña sopando en él, y por un parque con otras muchas personas sentadas y tumbadas bajo los árboles. Llegamos al McDonalds y pedí algo así como /cheka xi/ (el segundo sonido no existe escrito, lo siento), digamos que los chinos que me escucharon se partieron la caja al escuchar el /cheka/, no sé muy bien porque, en teoría lo que dije fue “esto 4”, sencillo, fácil y para toda la familia. El caso es que conseguimos la comida y la llevamos al CITS.

17:25 (Con la tripa llena todo se ve mejor…casi siempre) Al volver al CITS la cara de Aliberto fue increíble, creo que lo más parecido que he visto es esto

Creo que no se esperaba nada más que cubos de fideos… Nos pusimos a comer.

17:30 (el bus! a no…)

17:45 (mmm)

18:00 (No llegamos) Dadas las horas, nuestro tiempo de margen para facturar se reducía drásticamente, hablamos con el que nos atendió en el CITS y nos dijo que estaba de camino.

18:10 (tic tac tic tac) Por fin!! El autobús llegaba, habíamos perdido de 40 minutos de los 90 que teníamos de margen, lo que dejaba las cosas muy justas para hacer la facturación. Pero no hubo problemas, ya que parece ser que el conductor del autobús aficionado a los GTA (como no), por lo que la conducción comenzó como si fuese una persecución con una escena espectacular al hacer una incorporación entre dos camiones, chocando los retrovisores, algo espectacular sin duda digno de John Woo.

18:30 (zZzZ) Llegados a este punto, literalmente nos dejamos caer en las tierras de Morpheo.

AfuRa sopando (autobús a Nanjing)

AfuRa sopando (autobús a Nanjing)

20:15 (Nanjing) Llegamos al aeropuerto, facturamos las mochilas, y nos compramos unos cubos de fideos y unas salchichas, o al menos esa forma tenían.

Nanjing cena en el aeropuerto

Nanjing cena en el aeropuerto

Y aquí es donde termina la carrera por llegar a Guilin, no solo no perdiendo un día como teníamos previsto, sino ganándolo!! Las cosas no podían ir mejor! Cogimos el vuelo y llegamos a Guilin en un periquete, al salir del avión y coger las mochilotas nos dirigimos hacia la salida, donde nos esperaba un menda con un cartel donde estaba escrito el nombre de Urko. En Guilin la primera impresión agradable fue la de la temperatura, mucho más agradable.

El coche nos llevó al hostal, donde al llegar, dejamos las mochilas, tomamos una cervecita y gracias a un archivador de excursiones que tenían en el mismo, organizamos las dos excursiones que haríamos los dos días que estaríamos en ese hostal, una a los arrozales conocidos como la columna del dragón y otra a Yangshuo incluyendo un tramo en barca por el rio Li.

Cervezas chinas en Guilin

Cervezas chinas en Guilin

Subimos a la habitación para 7 personas donde había ya 2, así que en la oscuridad y en silencio, más o menos, nos acostamos en dos literas completas, al día siguiente viajaríamos a Yangshuo.

Estas son las fotos que creó Aliberto con su mega cámara:

Anuncios