Empieza el viaje. Nos encontramos los 4 en la T1 de barajas con la típica cara de ¿esto está pasando de verdad?. Quedan a penas dos horas para montarnos en el avión y estamos haciendo un repaso general de todo lo que creemos hasta ese momento que nos va a hacer falta. Como suma conocemos a las familias de los demas (eufemismo porque no había familiares ni de Kebiin ni míos) y empezamos a plantearnos el curioso parecido nulo que tienen Gorker y su supuesto hermano. Previo “emplasticamiento” de las maletas hacemos un checkin de 10kg de media precedido de la frase “Los otros 10kg vendran en ropa del mercado de la seda!!”.

Tras un emotivo adiós a familias & cia nos montamos en el avión hablando más por emoción e inercia que porque lo que dijéramos fuera algo relevante. En el avión nos toca desperdigados con el mal azar de que a los capullos Kebiin y Nimrod les toca en primera de donde no hubo alma humana que les sacara. Por nuestro lado Gorker y yo (aka los tristes de la clase turista) estuvimos separados, en un inicio, por una distancia de 8 filas. Como pasa en las mejores novelas el amor es más fuerte que la distancia y después de hacerle un Jedi Mind Trick a una rusa con cara de pena nos arrejuntamos en un vuelo que tuvo como máximo exponente de la comunicación los ronquidos de Gorker (tela lo que ronca el tipo) . De ese vuelo solo cabe destacar a Marco y Oscar, chavales que iban a Vietnam en un viaje al estilo del nuestro (pero molando mucho menos).

Llegados a Moscú…

Poco después empezó nuestra visita a Moscú que se centro en la Plaza Roja, Kremlin, Catedral de San Basilio y poco más y que se caracterizó por periodos de sueño en parques interrumpidos por policías y un calor de morirse.

Si algún día decidís ir a Moscú…cambiad de opinión 😄 (salvo aquellos que os guste la bordería como forma de vida). Agotados físicamente en un viaje que ni había empezado aun nos trasladamos al aeropuerto a ver como los minutos pasaban en un vuelo que con suerte solo tuvo una hora de retraso.

Horas después nos embarcaríamos en la parte realmente importante del viaje: El camino a China. (To be continue…)

Anuncios