Bueno, voy a comenzar con las crónicas del viaje, como dicen mis compañeros, desde mi punto de vista.

He de decir, que todos los hechos que se comentan en este diario son reales, si bien, en algunos casos puntuales, se pueden dar ejemplos del famoso recurso literario hipérbole.

Citando a un amigo que cita a otra persona y por lo tanto no se cual es la fuente origen:
Nunca dejaré que la realidad me estropee una buena historia

Para terminar, aclarar que el objetivo de escribir estas crónicas es el mero entretenimiento, haciendo hincapié en la información que realmente pueda ser útil para la realización de un viaje de estas características. Así pues bienvenidos a mi versión de la historia:

Día 1 (30 De Julio Madrid)
Nos reunimos sobre las 21:30-45 en el aeropuerto de barajas, Madrid, en la Terminal 1 de salidas.

El primero en llegar fue Kebiin, yo llegué en segundo lugar, junto con mis padres, mi hermano y mi novia, no tardaron en aparecer AfuRa, 4nimrod y los padres de 4nimrod (NOTA: ¿Falta alguien?). Nos dio tiempo suficiente para charlar un poco hasta que decidimos acercarnos a la zona de facturación, pero antes AfuRa, 4nimrod y yo forramos con plástico la mochila grande, para asegurarnos de que no sufría ningún percance en el traslado hasta Shanghai, Kebiin, decidió jugársela y no forró la mochila.

Una vez hecha la facturación nos dirigimos a la zona de las puertas de embarque, despidiéndonos de la familia, era una despedida con sabor agridulce, emocionados por el viaje que íbamos a comenzar y sabiendo que no volveríamos a ver a las personas que dejábamos en el aeropuerto en casi un mes.

Una vez en la zona de embarque, 4nimrod y yo sacamos unos sándwiches que teníamos preparados y los repartimos entre todos, pensando en que sería el ultimo sandwich que tomaríamos en mucho tiempo. AfuRa por su parte, adquirió una tableta de chocolate que se le antojó de una de las tiendas.

Ya es la hora. ¡¡Embarcamos!! Los asientos nos tocaron separados, y por falta de hueco 4nimrod y Kebiin viajaron en Primera Clase, y los muy cerdos no compartieron sus asientos en ningún momento durante las 5 horas que aproximadamente duró el vuelo a la capital rusa, aunque 4nimrod diga lo contrario, nadie le vio acercarse a nuestros asientos para ofrecernos cambiar el sitio mientras dormíamos ¬¬ . En general, intentamos dormir en el avión, no había nada que hacer y estábamos cerca de la media noche (hora española).
Que comience el show - Facturando mochilas!

Anuncios