Antes de nada esta entrada, tiene cierto retraso, la excursión fue el 15 de Mayo de 2010. Pero más vale tarde que nunca:

La cuarta salida al monte iba a ser increíble, la primera vez que culminaríamos un pico y haríamos la ruta por las crestas de la montaña.

La elección fue Cabezas de Hierro (puerto Navacerrada), la idea era subir a la bola del mundo y desde ahí hacer la ruta indicada, desde ese punto tenemos bastantes rutas, así que imagino que será un lugar que visitaremos con frecuencia.

El perfil de la ruta es el siguiente:
Perfil de ruta

Esa primera subida súper empinada es el ascenso a la bola del mundo.

Pero al llegar tuvimos algún que otro problema… Íbamos preparados para unas temperaturas de 5-12ºC, pero el hecho de que mientras subíamos la carretera hacia el puerto de Navacerrada vislumbrábamos pequeños restos de nieve en los márgenes de la carretera que cada vez eran más frecuentes, y que una nube engullía la cumbre del puerto, empezamos a sospechar que esas cifras no iban a ser aplicables a nuestra aventura.

Hasta que lo vimos con nuestros propios ojos!
Aparcamiento Puerto Navacerrada

El frío era tremendo, algo que podíamos soportar con un equipo adecuado que por supuesto no teníamos, pero que podíamos suplir con un número bastante majo de camisetas, sudaderas, porros folares, abrigos, guantes, bufandas gorros y bragas (por todos es conocido que las bragas calientan bastante) que llevamos por si las moscas. Eso sí, los pantalones eran fresquitos de verano, largos eso sí, pero el frio los calaba bien.
Aparcamiento Puerto Navacerrada

El ascenso comenzó muy bien, según subíamos incrementaba la cantidad de nieve, aunque según aumentaba la altura el viento se hacía notar, había repechos donde el aire azotaba con fuerza provocándonos incluso dolor, sobre todo en la cara y en las piernas. Pero aun así la cuesta aunque pronunciada, era llevadera, y unas simples brisas no iban a hacernos desistir de nuestra meta, la cumbre!
Ascenso hacia la bola del mundo

Por lo visto no éramos los únicos que teníamos algo de frio…
Hielo!!!

Al final conseguimos llegar a la cima, pero no pudimos continuar con la ruta marcada, porque no se veía a mas de 15 metros, pero fue una experiencia, por lo menos entrenamos en condiciones un tanto extremas.
En la bola del mundo

Desde entonces no hemos vuelto a ir a la montaña por unas cosas u otras, esperemos que la experiencia adquirida haya sido suficiente, ya que no nos queda mucho más tiempo que dedicarle a la montaña, aunque hemos hecho otras cosas…como andar!

Saludos!

Anuncios