Despues de mucho foreismo y tras mi viaje del año pasado una cosa que he sacado en claro es que:

a) El Chino se parece poco al español.

b) Los chinos tienen de imaginación lo que yo de africano (diga lo que diga mi carnet de la facultad).

Asi que nos toca lidiar con el famoso problema del “lost in translation”. Fruto del pasado viaje a China aprendí unas cuantas cosas útiles como “Estoy cansado”, “Estoy lleno” o “No quiero picante”. El problema surgió cuando nos dimos cuenta que con el repertorio que tenemos de chino frases como

“Por favor, ¿me puede indicar como llegar al Buda de 88 metros en bronze que se que se encuentra en esta región pero que no tengo ni idea de como se escribe y por supuesto esta como mínimo a 70km de aquí?”

pues se nos quedaba la cosa un poco corta. De nuevo tirando del comodín tecnolígico encontramos la panacea, vease:

Estamos salvados!

Y como llevamos 3 iphones pirateados malo sera que todos fallen. Por fín estamos preparados para lo peor, recemos porque las baterias duren!

Anuncios